TIENDA > INFUSIONES > PARA MEJORAR TU DIGESTIÓN

INFUSIONES PARA MEJORAR TU SISTEMA INMUNE

Infusiones ecológicas para las defensas

Estas son algunas de las infusiones para el sistema inmune que nos gusta tomar en Orballo para cuando estamos un poco pachuchos. Para darnos un mimo en esos momentos que más nos hace falta.


1. Las defensas y el sistema inmunitario

El sistema inmune es un aparato presente en el organismo que se compone de células, tejidos y órganos que nos ayudan a combatir infecciones y enfermedades. Del mismo modo que el ser humano es un organismo que se alimenta de otros seres vivos, existen otros que buscan alimentarse del nuestro. Nuestro cuerpo está constantemente sometido a la agresión de bacterias y virus que buscan su supervivencia a costa de la nuestra. ¡Ojo! Existen este tipo de microorganismos que viven en simbiosis y sin los cuales no sería posible nuestra propia supervivencia. Pero en esta ocasión le dedicaremos este artículo a los que no nos aportan nada.

Explicado de una forma sencilla y haciendo un símil, podemos decir que nuestro sistema inmunitario está compuesto por soldados, trincheras y cuarteles que nos defienden frente a las agresiones de otros organismos. Su funcionamiento es complejo, dado el elevado número de factores y variables que intervienen. Pero siguiendo el símil militar, toda la estructura que puedas contemplar en un ejército tiene presencia en nuestro organismo. Desde las células que se encargan de atacar, los órganos que aprenden a identificar el enemigo, las que reclutan más efectivos, los transmisores que desencadenan ciertas acciones,… Te animamos a que profundices más en la búsqueda de información sobre este campo. Es apasionante y curioso conocer a dónde nos ha llevado tanto tiempo de evolución.

1.1 ¿Cómo mejorar nuestras defensas?

Las defensas forman parte natural de nuestro organismo y dependen en gran medida de la salud de este. Hábitos saludables mejorarán la robustez de estas mientras que, por el contrario, malos hábitos las debilitarán.

Centrándonos en los hábitos que harán que mejore tu salud y la calidad de tu sistema inmune destacamos:

  • Comer bien: Estar bien alimentado y aportar todos los nutrientes que nuestro organismo necesita favorece la mejora de nuestros órganos implicados en el sistema inmune. Una alimentación variada, rica en micronutrientes como vitaminas y minerales favorece la salud de nuestro organismo y nos prepara frente una agresión externa.
  • Hidratarse: La hidratación es un factor clave para regular todos los aspectos de nuestro organismo. Muchas patologías se generan o empeoran a causa de la deshidratación. Por lo general se suele decir que la gente bebe poco, sobre todo en edades avanzadas ya que nuestro cuerpo pierde la sensación de sed.
  • Descanso adecuado: El descanso es necesario para que nuestro cuerpo tenga tiempo a reparar y mejorar las agresiones que ha sufrido durante el día. Se puede decir que mientras duermes, estás favoreciendo tu inmunidad natural. Tener un organismo descansado, también generará un mayor rendimiento de las funciones de este, entre ellas la inmune.
  • Practica ejercicio: Tener una vida activa en el exterior genera aspectos beneficiosos por multitud de causas. El ejercicio moderado y regular ayuda a fortalecer tus defensas dado los procesos a nivel circulatorio que se generan durante el mismo. Además, practicarlo en el exterior aumenta nuestra exposición al sol aumentando la sinterización de Vitamina D. Por último, genera hormonas que reducen el estrés, el cual es considerado un factor de relevancia en la salud de nuestro sistema inmune.  

1.2 ¿Qué hace que se debilite nuestro sistema inmunitario?

El estrés, sobrepeso o deficiencias alimenticias son trastornos que podrían ser causados por un defecto en los puntos anteriores. Como hemos dicho antes, si mantenemos nuestro cuerpo sano, nuestras defensas también lo estarán. Aunque cabe destacar en este aspecto, que se pueden producir enfermedades o trastornos que afecten directamente a nuestro sistema inmune. Esto genera un mayor motivo para cuidarse y mantenerse sano.

1.3 ¿Las infusiones ayudan a mejorar nuestro sistema inmune?

Las bebidas o infusiones de plantas, consumidas como parte de una dieta equilibrada, pueden mejorar el estado de salud en general  al ser fuentes de compuestos bioactivos como carotenoides, ácidos fenólicos, flavonoides, cumarinas, alcaloides, saponinas y terpenoides, entre otros. Una gran cantidad de pruebas científicas disponibles demuestran que los compuestos bioactivos naturales producen una serie de efectos biológicos diversificados, como acciones antioxidantes, antibacterianas, antivirales, antiinflamatorias, antialérgicas, antitrombóticas y vasodilatadoras, así como efectos antimutagénicos, anticancerígenos y antienvejecimiento [1][2]

2. ¿Cuáles son las infusiones que ayudan a nuestro sistema inmune?

Te proponemos esta lista de hierbas y especias que aportan sustancias que mejorarán tus defensas:

2.1 Infusión de Rooibos para el sistema inmune

El Rooibos tiene potentes efectos antioxidantes, antivirales e inmunomoduladores, lo que mejora el sistema de defensa natural del cuerpo. Además puede facilitar la producción de anticuerpos específicos de antígeno a través del aumento selectivo de IL-2 (interleuquina-2) tanto in vitro como in vivo y su ingesta puede ser valiosa en la profilaxis de las enfermedades que implican un defecto grave en la respuesta inmunitaria Th1 como el cáncer, la alergia, el SIDA y otras infecciones [3]. Un estudio reciente, teniendo en cuenta toda la evidencia empírica, sugiere que incluso se podría utilizar como apoyo a la salud general durante la pandemia de COVID-19, además de contra el resfriado común y otros problemas respiratorios [4].

Infusiones con rooibos ecológico conoce más propiedades del rooibos

2.2 Infusión con tomillo para las afecciones respiratorias

Dos estudios clínicos con adultos en los que combinaron tomillo y raíz de prímula documentan que son dos hierbas medicinales muy adecuadas para el tratamiento de la bronquitis aguda. Esta combinación conduce a una recuperación significativa de los síntomas de bronquitis de forma rápida. En particular, se destacan los mecanismos de acción del timol (que produce un efecto secretolítico directo sobre las células del tracto respiratorio) y de las saponinas. [5].

2.3 El romero y su aporte de vitamina C fortalece el sistema inmune

La infusión de romero es rica en vitamina A, vitamina C, tiamina, riboflavina, vitamina B6 y folato, así como en minerales como calcio, magnesio, hierro, fósforo, potasio y cobre. En general, la vitamina C parece ejercer una multitud de efectos beneficiosos sobre las funciones celulares del sistema inmunitario, tanto innato como adaptativo. Estimula la migración de neutrófilos a la zona de infección, mejora la fagocitosis y la generación de oxidantes y la destrucción microbiana. Es evidente que la vitamina C es necesaria para que el sistema inmunitario genere y mantenga una respuesta adecuada contra los patógenos, al mismo tiempo que evita un daño excesivo al huésped [6].

Infusiones con romero ecológico Conoce más propiedades del romero

2.4 El ajo deshidratado

La constatación en 1858 por el francés Lois Pasteur de que el ajo tenía potentes propiedades antibacterianas condujo más tarde a su uso en la Primera y Segunda Guerra Mundiales, cuanto escaseaban la penicilina y las sulfamidas, como antiséptico para desinfectar heridas abiertas y prevenir la gangrena. El ajo es una fuente importante de compuestos que contienen azufre, en particular los sulfóxidos de S-alk-(en)yl-L-cisteína (Cs), siendo la aliína la más importante. Los volátiles, como la alicina, y los compuestos de azufre solubles en lípidos, como el sulfuro de dialilo, se originan por diferentes vías metabólicas después de dañar el tejido del ajo por corte o aplastamiento. Estos compuestos proporcionan al ajo su olor y sabor característicos, así como la mayoría de sus propiedades, incluyendo actividades hipocolesterolemiantes, antihipertensivas, antitrombóticas, antihiperglucémicas y antibacterianas [7]. Los efectos inmunomoduladores del ajo están relacionados con la capacidad de modular la producción de citoquinas, así como de activar la respuesta inmunitaria mediante la estimulación de la secreción de anticuerpos y de células inmunitarias [8].

2.5 El jengibre y las defensas

La mayoría de las investigaciones sugieren que el jengibre es un producto medicinal prometedor para el cuidado de la salud, beneficioso para las náuseas y los vómitos, el síndrome metabólico y el dolor [9]. Los principios activos del jengibre funcionan como inmunomoduladores al aumentar la inmunidad del cuerpo a través de sus propiedades antimicrobianas y de eliminación de radicales libres, y presentan también la capacidad de inhibir la formación de compuestos inflamatorios y poseen efectos antiinflamatorios directos [10].

2.6 Infusiones de cúrcuma

La curcumina es el principal polifenol contenido en la raíz de cúrcuma y posee propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, neuroprotectoras, antihipertensivas y antidiabéticas, entre otras [11]. La curcumina inhibe la activación de NF-kB, lo que conduce directamente a la inhibición de la expresión de varias citoquinas proinflamatorias relacionadas con la respuesta inmune(TNF, IL-1, IL-2, etc.) y la regulación a la baja de varias enzimas proinflamatorias (COX, LOX, MMP…). La curcumina ejerce una actividad pro-inmune en varios trastornos autoinmunitarios como la enfermedad del Alzheimer, la esclerosis múltiple, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, las alergias o el asma, entre otros. Estos hallazgos sugieren que la curcumina merece una mayor consideración como posible tratamiento inmunorregulador en diversos trastornos inmunitarios [12].

2.7 Infusiones con regaliz

Un estudio realizado in vitro muestra que la infusión de regaliz estimula la activación de los linfocitos, principalmente las células T. Los dos componentes principales de la infusión son la liquiritina y glicirricina, aunque no parecen estar involucrados en esta activación. El informe establece la necesidad de futuros estudios para determinar el efecto in vivo de la infusión de regaliz sobre los linfocitos e identificar sus constituyentes activos. Sugiere además que esta preparación a base de hierbas podría ser una alternativa potencial para mostrar una respuesta inmune efectiva y como una barrera preventiva contra las infecciones virales y bacterianas y durante la inmunosenescencia, es decir durante el deterioro gradual del sistema inmune provocado por el avance natural de la edad [13]. De hecho, diversos estudios recientes han mostrado evidencias del uso potencial de la glicirrina y el extracto de regaliz en la lucha contra el SARS-CoV-2, por su capacidad antiviral al interrumpir la entrada del virus en las células del huésped, además tienen múltiples efectos beneficiosos para combatir las enfermedades inducidas por la COVID-19, tales como la infección bacteriana, la respuesta agresiva autoinmune, el estrés oxidativo, la inflamación, la lesión pulmonar aguda y los trastornos cardiovasculares [14].

2.8 Infusiones de té verde

Se ha demostrado que el consumo de té verde o de su ingrediente activo galato de epigalocatequina (EGCG) beneficia el funcionamiento del sistema inmunológico, pues posee un efecto inmunomodulador. Varios tipos de células inmunitarias, tanto del sistema inmunitario innato como del adaptativo, se ven afectadas por el té verde (activación, proliferación, diferenciación y producción de citoquinas en las células T) [15]. Además los estudios epidemiológicos sugieren que el consumo regular de té verde disminuye las tasas de infección de la gripe. Sin embargo, la mayoría de estos hallazgos sobre los efectos antivirales se han basado principalmente en ensayos químicos in vitro por lo que es necesario llevar a cabo ensayos in vivo para dilucidar efectos más precisos, como es el caso de un estudio clínico realizado en 200 voluntarios adultos durante 5 meses que indica que el consumo de catequinas y teanina (378 y 210 mg/día) del té verde tiene un efecto preventivo significativo en la infección de la gripe [16].

3. ¿Cuándo debo tomarme una infusión para el sistema inmune?

Hay que recordar que una infusión no es un medicamento. Y aunque las plantas tienen propiedades demostradas y muchos de los compuestos presentes en las pastillas provienen de ellas, bajo ningún concepto pueden sustituir una medicación. Los medicamentos son determinados principios activos, en una dosis concreta durante una pauta establecida y para una persona específica. Si tienes cualquier molestia o mal estar acude a tu médico, es quien mejor puede ayudarte.

Dicho esto, te recomendamos que incluyas las infusiones en tu dieta normal y no esperes a estar enferma para tomártelas. Si bien es cierto que posiblemente ayuden a aliviar algunos síntomas y te encuentres mejor, no hay nada milagroso que cure una enfermedad. Depende de tus hábitos de vida, tu alimentación, edad, … Cuenta más lo que hayas hecho, que lo que hagas a partir de ahora. ¡Así que empieza a quererte, a cuidarte! Que cuerpo solo tenemos uno.

4. ¿Cómo tomar una infusión ecológica para las defensas?

Dependiendo de la variedad de la planta, tendremos unos u otros tiempos, cantidades, … todo para hacer que la experiencia de tomártela sea lo más agradable posible. En Orballo contamos con numerosas mezclas que hacen que tomarte una infusión sea un momento delicioso. Que las disfrutes. Consulta en la web las entradas de ingredientes e infusiones, y descubre cómo prepararlas.

Preparar una infusión perfecta

Es la eterna pregunta, ¿cómo se prepara una infusión? Lamentablemente no tiene respuesta, pues cada fabricante o productor, tiene unas indicaciones. Desde Orballo pensamos que lo mejor es que entiendas que le pasa a una infusión, cuales son las variables y de que manera afectan al resultado. Así que hemos decidido crear una guía definitiva para preparar la infusión ecológica (o no) perfecta.

Bibliografía:

[1] https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2225411017300986
Chandrasekara, A., & Shahidi, F. (2018). Herbal beverages: Bioactive compounds and their role in disease risk reduction –  A review. Journal of Traditional and Complementary Medicine, 8(4), 451-458.

[2] https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S092666901400675X
Farzaneh, V., & Carvalho, I. S. (2015). A review of the health benefit potentials of herbal plant infusions and their mechanism of actions. Industrial Crops and Products, 65, 247-258.

[3]https://www.researchgate.net/publication/11598695_Effects_of_Rooibos_Tea_Extract_on_Antigen-specific_Antibody_Production_and_Cytokine_Generation_in_Vitro_and_in_Vivo
Kunishiro, K., Tai, A., & Yamamoto, I. (2001). Effects of Rooibos Tea Extract on Antigen-specific Antibody Production and Cytokine Generation in Vitro and in VivoBioscience Biotechnology and Biochemistry, 65(10), 2137-2145. 

[4] https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1756464621003339
Abdul, N.S., & Marnewic, J.L. (2021). Rooibos, a supportive role to play during the COVID-19 pandemic? Journal of Functional Foods, 86, 1-12.

[5]https://www.researchgate.net/publication/289035629_Thyme_and_primrose_root_A_powerful_synergism_for_the_therapy_of_acute_bronchitis
Gruenwald, J. et al. (2006).Thyme and primrose root: A powerful synergism for the therapy of acute bronchitis. Zeitschrift für Phytotherapie, 27(5), 214-220.

[6] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5707683/
Carr, A.C., & Maggini, S. (2017). Vitamin C and Immune Function. Nutrients, 9(11), 1-25.

[7]https://www.researchgate.net/publication/269100534_A_COMPREHENSIVE_SURVEY_OF_GARLIC_FUNCTIONALITY
Cardelle-Cobas, A., Soria, A.C., Corzo-Martínez, M., &  Villamiel, M. (2010). A Comprehensive survey of garlic functionality. Garlic Consumption and Health, Nova Science Publishers, Inc., Hauppauge, 1-60. 

[8] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4417560/
Arreola, R., Quintero-Fabian, S., Lopez-Roa, R. I., Flores-Gutierrez, E. O., Reyes-Grajeda, J. P., Carrera-Quintanar, L., et al. (2015). Immunomodulation and anti-inflammatory effects of garlic compounds. Journal of Immunology Research. 2015:401630.

[9] https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0965229919303504
Li, H., et al. (2019). Ginger for health care: An overview of systematic reviews. Complementary Therapies in Medicine, 45, 114-123.

[10] https://www.researchgate.net/publication/257416254_Ginger_A_functional_herb
Bhatt, N., Wally, M.I., Essa, M.M. & Ali, A. (2013). Ginger: A functional herb. Essa, M.M. Food as Medicine, 51-72. Editorial Nova Science Publishers, Inc.

[11] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7603145/
Filardi, T., Varì, R., Ferretti, E., Zicari, A., Morano, S. & Santangelo, C. (2020). Curcumin: Could This Compound Be Useful in Pregnancy and Pregnancy-Related Complications? Nutrients,12(10): 3179.

[12]https://www.researchgate.net/publication/6589131_Spicing_Up_of_the_Immune_System_by_Curcumin
Jagetia, G.C., & Aggarwal, B. (2007). “Spicing Up” of the Immune System by Curcumin. Journal of Clinical Immunology, 27(1), 19-35.

[13] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2881654/
Cheel, J., Onofre, G, Vokurkova, D. Tůmová, L. & Neugebauerová, J. (2010). Licorice infusion: Chemical profile and effects on the activation and the cell cycle progression of human lymphocytes. Pharmacognosy Magazine, 6(21), 26–33.

[14] https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2667031321000257
Gomaa, A., & Abdel-Wadood, Y. A. (2021). The potential of glycyrrhizin and licorice extract in combating COVID-19 and associated conditions. Phytomedicine Plus, 1(3), 100043.

[15] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23835657/
Pae, M., & Wu, D. (2013). Immunomodulating effects of epigallocatechin-3-gallate from green tea: mechanisms and applications. Food and Function, 4(9),1287-303.

[16] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3049752/
Matsumoto, K., Yamada, H., Takuma, N., Niino, H., Sagesaka, Y. M. (2011). Effects of green tea catechins and theanine on preventing influenza infection among healthcare workers: a randomized controlled trial. BMC Complementaryand Alternative Medicine, 11:15.