La lluvia en Galicia

02/11/2020 | No hay comentarios

Que en Orballo nos gusta la lluvia es un hecho. Si no, ¿a cuento de qué íbamos a llamar así a nuestro proyecto? La lluvia en Galicia es patrimonio cultural. Sin la lluvia, ¿qué sería de nuestros cultivos y de nuestro ecosistema? Debemos estarle infinitamente agradecidos por todo lo que nos aporta. La lluvia es vida, y si tenemos en cuenta que este agua brinda unas características excepcionales a nuestros productos, no se nos ocurría mejor tributo que elegir uno de sus nombres para llevarlo por bandera.

Te animamos a que dejes el paraguas olvidado en casa y que te empapes de la lluvia con nosotros. Porque la lluvia hay que sentirla, escucharla y admirarla. Es capaz de evocar infinidad de sensaciones y despertar recuerdos dormidos. Sí, nos estamos poniendo un poco intensitos 😅 pero es que la lluvia es magia. Te invitamos a que te teletransportes a nuestros cultivos mientras sientes el Orballo en la piel, inspiras el aroma de la tierra mojada y ves la delicadeza con la que se posa sobre las hojas de las Camellias Sinensis de nuestros cultivos ecológicos de té en Galicia.

Cálzate las botas de agua y charlemos por el camino compartiendo algunas reflexiones y curiosidades:

La lluvia en Galicia y sus verdes

Sí, has leído bien, ver-des. No es ninguna errata. Aunque la lluvia sea transparente y se represente artísticamente con una amplia gama de blancos, azules o grises, nosotros la vinculamos directamente al verde. Al verde de nuestros cultivos, de los bosques autóctonos gallegos y a unos paisajes de ensueño. Será esa sensibilidad por la naturaleza intrínseca de los gallegos que nos hace ser daltónicos en este aspecto 😉 Y esos verdes de la lluvia los puedes encontrar en nuestras plantas aromáticas, como el romero, y en cada sorbo de nuestras infusiones 100% ecológicas. Saborea las notas del orballo en El Remedio de la Abuela o en Pero Que Riquiña Carmina con sus estuches verdes… y es que nada es coincidencia.

La lluvia en Galicia y su infinidad de nombres

¿Sabías que en gallego hay más de 70 palabras para referirse a la lluvia? Algunas hacen referencia a la forma en la que caen las gotas (seguramente hayas oido alguna vez la expresión ‘caen chuzos de punta’), otras al sonido que hace al caer (babuña, por ejemplo), o a la intensidad (batuerre) y un largo etc.

Por ejemplo, el Orballo es una lluvia liviana, fina, de intensidad de caída baja, pero constante. Ideal para los cultivos ya que los trata con mimo o como nos gusta decir a nosotros con mucho LOVE. En otras regiones de España se la conoce como orvallo, chirimiri, morrina o calabobos.

Clases de lluvia en gallego
Poster con ilustraciñon de tipos de lluvia en Gallego realizada por cucuducho

Porque no todas las lluvias son iguales y es importante diferenciarlas te animamos a que leas el post que escribimos al respecto.

El relajante sonido de la lluvia

Coincidirás con nosotros en que hay algo reconfortante y muy placentero en sentirse bajo cobijo mientras se oye el sonido de la lluvia en el exterior. Ya sea el repiqueteo de las gotas contra los cristales de la ventana o el rugir de los truenos en una noche de tormenta. Nada como envolverse en una manta, junto a la chimenea (si eres afortunado de tener una) y disfrutar de las melodías de la naturaleza mientras lees uno de tus libros favoritos, pintas o sostienes entre tus manos una taza con una infusión ecológica de Orballo: ¿Tormenta, manta y menta? o ¿Calienta que alimenta?

Si añoras la lluvia no te pierdas la lista de Spotify que ha preparado eltiempo.es: una recopilación de sonidos de lluvia relajantes. Y si lo que te apetece es disfrutar del espectáculo por la ventana, infu en mano mientras escuchas un poco de música, te aconsejamos que calientes agua en la tetera y le des al play de nuestra playlist “Tormenta. manta y menta“.

Nos despedimos con uno de nuestros refranes gallegos favoritos que, cómo no, hace referencia a la lluvia y nos parece de lo más indicado para afrontar estos tiempos tan complicados: “Nunca choveu que non escampara”. Algo así como no hay mal que cien años dure.

Y si tiene que llover… ¡Que Orballe! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *