Los caracoles y cómo combatirlos de forma ecológica

12/05/2021 | No hay comentarios
Caracol
Primer plano de uno de los babosillos con los que trabajo 😝

Hoy te vengo a hablar de uno de mis animalillos preferidos: los caracoles. Me gustan tanto que colecciono sus conchas pero tranquiiiiila que las recojo vacías. ¡Que soy una animal LOVER! Estos babosos son súper especiales, ¿lista para flipar con sus peculiaridades?

Características y hábitos de los caracoles

Los caracoles son moluscos (sí, sí, como las almejas, navajas, calamares o pulpos) gasterópodos (babosas y caracoles tanto terrestres como acuáticos) y están distribuidos por todo el mundo adaptados a la vida terrestre y acuática.

A pesar de su gran adaptabilidad al medio terrestre no hay que olvidar que provienen evolutivamente de medios acuáticos, por eso las especies de tierra siguen estrechamente ligadas a los medios húmedos (bosques, ríos, zonas sombrías, etc.).

Los caracoles se componen principalmente de dos partes: la concha y el cuerpo. La primera tiene forma de espiral y su función es la de proteger el cuerpo. Un cuerpo blando y retráctil que carece de patas, pero se mueve gracias a unas contracciones del pie a la vez que segrega un “moco” viscoso que le ayuda a reducir la fricción. ¿Has visto los rastros (baba) de un caracol alguna vez?

El sentido de la vista de los caracoles sólo les permite reconocer la intensidad de la luz, es decir, diferenciar entre el día y la noche. Pero sí tienen buena memoria. Son capaces de recordar lugares donde estuvieron o donde hay alimento.

Caracol col col saca los cuernos al sol

Estos animales son más visibles en días lluviosos y de noche, que es cuando la humedad suele ser mayor y la temperatura menor. Aunque en Galicia, debido a su elevada humedad durante prácticamente todo el año, hace que sean visibles en cualquier lugar: jardín, huerto, paredes de edificios…

Pero, ¿qué pasa cuando hace demasiado frío o calor? Tienen la capacidad de aletargarse y minimizar sus funciones vitales. Se retraen en la concha y sellan la abertura segregando moco para así conservar su humedad y estar a salvo de los depredadores. Modo ahorro ON.

Especies de caracoles

Sólo en Galicia existen unas 30 especies de caracoles terrestres, cada una con unas características que las hacen únicas:

– En función de su hábitat: zonas húmedas, dunares.

– En función de su alimentación: herbívoros, detritívoros, carnívoros.

– En función de su concha: globosas,  planas, puntiagudas, cónicas, e incluso peludas! (Como las Ponentina subvirescens que encontramos en Donín. Les mola saludar a las visitas y fardar de pelo encrespado en los días de Orballo. Son especiales je, je, je)

Una especie endémica del noroeste peninsular: Elona quimperiana. Considerada como especie vulnerable debido a la degradación de su hábitat (bosques caducifolios).

Caracoles del cultivo
Caracoles encontrados en nuestros cultivos ecológicos

Reproducción

Casi todos los caracoles terrestres son hermafroditas, es decir, poseen órganos masculinos y femeninos a la vez. A pesar de que pueden autofecundarse, lo más habitual es que la reproducción sea cruzada.

Todo empieza buscando un compañero valiéndose del sentido del olfato y del tacto. También pueden reconocer sustancias químicas en el aire que indiquen la receptividad de su posible pareja. Después sigue con el cortejo, consistente en una serie de movimientos en círculos y actitudes como caricias o mordiscos que dan paso a la cópula. Este proceso puede durar entre 2 y 12 horas. Pico y pala. Si es que por algo le pusimos Valentín al caracol que reparte los Packs con mucho LOVE. No damos puntada sin hilo 😎

Y hablando de hilo… ¿Sabías que los caracoles tienes unos 15000 ‘dientes’? Si tuvieran manos no les daría la vida para pasarse el hilo dental 😬

Justo antes del apareamiento, algunas especies utilizan un arma especial: el dardo del amor. Es una estructura de calcio o quitina que poseen los caracoles sexualmente maduros y que semejan dardos puntiagudos. Estos se disparan penetrando en la piel del otro, quedando unidos. Esto puede resultar peligroso, ya que el dardo puede perforar algún órgano interno. ¡Ojito!

Por último llega el apareamiento, con transferencia recíproca o unilateral del esperma, con la finalidad de fecundar los óvulos. La puesta de huevos tiene lugar pocos días después, entre la vegetación  o en una pequeña oquedad.

Alimentación

Tendemos a pensar que los caracoles se alimentan de nuestros cultivos, pero lo cierto es que hay caracoles herbívoros, omnívoros e incluso carnívoros (WTF!), en función de la especie. Otros son detritívoros, es decir, aprovechan la materia orgánica muerta, ya sea animal o vegetal, favoreciendo la descomposición e incorporación al suelo de dicha materia.

A pesar de que sí, pueden afectar a nuestras plantas, si te fijas, las partes por las que empiezan a consumirlas son las hojas más viejas, dejando los brotes, con lo que la planta puede seguir desarrollándose (a no ser que la planta sea demasiado pequeña y la ataquen entera…).

Algunos caracoles pueden ser beneficios para nuestros cultivos ya que pueden comer otros caracoles o babosas, hongos y ¡hasta pulgones! Así que antes de ponerte en plan Exterminator para salvaguardar la salud de tu cultivo o huertito, dales una oportunidad. A ver si te vas a estar deshaciendo de unos buenos ayudantes.

¿Por qué son importantes dentro del ecosistema?

Los caracoles tienen una importancia elevada dentro del ecosistema. Es decir, son la base de la alimentación de otros muchos animales como pájaros, anfibios, mamíferos, etc. Es muy beneficioso contar con estos animales que depredan sobre los caracoles cerca de los cultivos porque ayudan a mantener el control de poblaciones de otras posibles plagas.

⚠️¡Cuidado con los venenos!⚠️

Comercialmente se pueden adquirir productos que matan caracoles y babosas, pero ¡OJO! No solo actúan sobre estos animalillos. Generalmente son granulados que se echan alrededor de las plantas que queremos proteger, pero son extremadamente peligrosos para todo tipo de fauna, incluidas nuestras mascotas, ya que tienen un olor que les resulta apetecible. La ingesta de estos productos ocasiona numerosos envenenamientos fatales si no se tratan a tiempo.

Opciones ecológicas que puedes utilizar si no quieres caracoles o babosas en tu huerto:

🦅 Favorecer la presencia de pájaros como mirlos o zorzales con la incorporación de sebes.

🦔 Favorecer la presencia de micromamíferos como erizos.

🥚 Hacer un círculo de ceniza o de cáscaras de huevo alrededor de tus plantas, ya que pasar por encima de estas substancias es dificultoso para los caracoles y babosas.

🍺 Colocar cuencos semi enterrados (valen botellas cortadas) con cerveza dentro. Los caracoles se verán atraídos por este líquido y caerán ahí. Borrachillos.

💡Las luciérnagas son devoradoras de estos moluscos. Por cierto, ¿sabes por qué brillan las luciérnagas en la oscuridad? Te lo contamos aquí.

Espero haberte descubierto alguna curiosidad que no sabías de estos babosos. Si tienes alguna pregunta o duda sobre mis queridos caracoles, te leo en comentarios.

Alicia con un Caracol en Orballo
Valentín y yo ya nos despedimos 👋

Alicia Provecho Mosquera
Plants (& Bugs) Master
.


Si este artículo te ha parecido interesante y quieres conocer a otros habitantes de nuestros campos, no te pierdas nuestros anteriores ecosistemas aquí o anímate a venir a visitarnos y conócelos en persona. ¡Nos encanta charlar con gente maja!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *