Problema del eucalipto explicado

29/09/2022 | No hay comentarios

Hemos tratado de ser lo más ¨científicos¨ posibles, intentando buscar información objetiva sobre el problema del eucalipto en Galicia. Hemos leído notas de prensa, estudios y opiniones en densidad y profundidad. Y nuestra conclusión es: que nos quedamos como estamos. ¡Es como el tabaco!, ¿os acordáis cuando el tabaco era bueno y los deportistas fumaban en la rueda de prensa?. Pues tal cual… Para cada argumento hay un contraargumento más potente. Y se vuelve tedioso buscar información en medio de tanta desinformación.

Por eso, vamos a ir por libre. Vamos a contar lo que nos parece, lo que hemos vivido, nuestra opinión en base a nuestras experiencias. Antes de que sigas leyendo te ponemos en contexto: Orballo está creado por personas que han vivido prácticamente la totalidad de su vida en el rural, al lado de un bosque de eucaliptos. Hemos cortado eucalipto para leña, jugado con sus semillas de pequeños, nos han contado la transformación de nuestro entorno durante un par de generaciones, sufrido incendios, riadas declaradas zonas catastróficas, aspirado sus vahos de pequeñas, procesado sus hojas para infusiones y hasta recuperado un bosque de eucalipto con castaños. Y desde la mínima autoridad que esto nos da, os trataremos de contar como vivimos y sentimos el problema del eucalipto en Galicia.

El problema del eucalipto: el fuego

Es lo que más se escucha. ¿Pero que hay de cierto? Pues desde nuestra perspectiva, el eucalipto arde con una facilidad pasmosa. Tú vas a un bosque de eucaliptos y te encuentras ramas por doquier, hojas completamente secas (pese a ser perenne) y un sotobosque de matorral y fento (helecho en gallego). Mi madre siempre que subíamos al monte a labrar alguna finca aislada entre la maleza, empleaba la expresión ¨es un polvorín¨ para referirse a la maleza seca. Una chispa y el incendio está asegurado, sin escapatoria.

Y habrá quien diga: Es culpa de la gestión forestal, los bosques están abandonados.

La consecuencia del eucalipto: el abandono del bosque

Y es que efectivamente el bosque está abandonado. Pero lo está por el desinterés que genera el propio eucalipto. Y debemos preguntar a nuestros abuelos que solían vivir del monte. Era habitual subir a recolectar setas y castañas. Las bellotas eran almacenadas para mantener a los animales durante el invierno. También subían al monte sus animales en búsqueda de pasto. Otros, como caballos, quedaban todo el año criando en libertad. La maleza era apreciada, pues se utilizaba como cama para las cuadras. Luego, se mezclaba con el estiércol y era el abono para los campos. Y esto, que puedes pensar que pasaba hace siglos, era práctica habitual hasta hace bien poco. De echo, en las casas de nuestros padres se siguen haciendo este tipo de tareas.

Esta actividad mantenía el bosque cuidado. La modificación de la flora y fauna había experimentado el bosque durante milenios por parte del ser humano, tenía como precio el compromiso por cuidarlo. Sin embargo, con el auge del eucalipto, pues ya no hay rebozuelos ni níscalos. Tampoco bellotas. ¡Hasta ni la madera de sus ramas es buena para quemar en casa! Pues deja todo lleno de hollín y quema mal. Entonces, con un bosque así ¿Quién tiene interés en ir al bosque? ¿Quién va a cuidarlo?

Bueno, pero los que se aprovechan de la madera del monte tienen que encargarse de mantenerlo limpio.

El problema del eucalipto: La limpieza del monte

El bosque en Galicia es público, heredado del derecho germánico. Bajo el régimen especial de ¨monte comunal¨. Esta figura es propia de la época clásica, una herencia de los griegos que ha conservado los montes en perfecto estado durante siglos. En resumen, esto quiere decir que el monte es de todos y los beneficios del monte se reparten entre todos. Y esto que a priori es bueno, también tiene sus aspectos negativos. Mientras unos buscan patrocinar las mejores fiestas de la parroquia, otros quieren los locales con actividades más grandes. Generalmente no están bien organizadas, son muy influenciables y tienen una visión cortoplacista. Tal que: no voy a emplear recursos en el mantenimiento del bosque, si puedo emplearlos en mejorar la situación de mi parroquia. Una visión un tanto cortoplacista que se convierte en una lotería. A ver a quien le toca el incendio.

Pero entonces, si es rentable ¿Por qué no planar eucalipto y limpiar los bosques?

El dilema del eucalipto: Los plazos del bosque

Desde nuestra perspectiva el eucalipto es la especie más rentable. No hay discusión posible. Rentabilidad es igual a Ganancia dividido entre Inversión. En el habitual modelo de gestión de un bosque de eucaliptos, la inversión es cero. Ni siquiera nuevos planteles, ya que destoconar es un coste y es más rentable que rebroten. Pero vamos a dar un paso más. Vamos a suponer que destoconamos e incorporamos nuevos planteles. Pues ahí la cosa cambia. Si nos centramos en un modelo de gestión normal de una plantación/bosque de eucaliptos, encontramos que no resulta tan rentable. De echo os vamos a exponer todos estos números de manera clara en un post.

La ventaja errónea en a que se apoya al eucalipto frente a otros árboles son los plazos. Se necesitan 20 años para que una hectárea de castaños genere 20.000€ anuales, mientras que una de eucalipto genera 10.000€ en 15. A medida que hacemos cálculos con maderas nobles vemos que los rendimientos son incluso mayores, aunque también crecen los plazos. Si tienes prisa, planta eucaliptos. Si realmente quieres ganar dinero, planta castaños, robles,…

Bueno, si fuera tan fácil, todo el mundo plantaría castaños y robles, no eucaliptos.

La gran mentira del eucalipto: La rentabilidad

Es impresionante la cantidad de bibliografía publicada a favor del cultivo del eucalipto. Aquí te dejamos uno que si tenías dudas sobre las bondades de su cultivo, te va a dejar convencido. [1] Pero también te vamos a dejar otro para que no te lo acabes de creer. [2] En esto del eucalipto hay MUCHO dinero, por lo que también MUCHO interés e influencia. Por ejemplo, hemos visto como ENCE ha patrocinado todo el deporte en la ría de Pontevedra. También como ha contratado espacio publicitario en todas las cofradías de pescadores y mariscadoras. Hemos visto carteles de ENCE en los montes publicitándose como gestores del monte ¨Ponga en nuestras manos su monte. No tendrá que preocuparse de nada¨. Publicidad en medios de comunicación para la compra de madera. Y un sinfín de acciones de relaciones públicas.

Todas estas medidas, puede que recuerden un poco a la industria del tabaco. ¿Os acordáis cuando el tabaco era beneficioso para la salud? ¿Cuándo fumar era lo que hacía todo el mundo, algo normal? ¿Cuándo las marcas de tabaco ocupaban todos los espacios publicitarios deportivos?. Relacionar tabaco con salud es algo impensable a día de hoy. Igual que para nosotras es relacionar el eucalipto con una gestión forestal que aporte riqueza a las personas y al medio ambiente. Esta manipulación es el principal problema con el eucalipto.

¿Pero realmente hay pruebas de que el eucalipto es un problema?

Otro problema del eucalipto

El eucalipto no solo arde por la vegetación que genera, si no por que es un árbol que aprovecha los incendios para multiplicarse. Imagina que puedes eliminar toda competencia de una llamarada y dejas espacio para que tus semillas caigan en terreno fértil. Por que el eucalipto, de por si, arde mal, no se quema. Si buscas fotos de incendios, ves como la propagación es baja y rápida, por el matorral. Es una madera muy dura que se ve poco afectada por el fuego. Perfecta para retoñar, busca su supervivencia.

Pero es que luego esa ceniza tiene un efecto devastador en la permeabilidad del sustrato. En concreto, en 2005/06 fue un año especialmente activo para los incendios en Galicia. Estos incendios fueros sucedidos por unas grandes precipitaciones. La ceniza, al no ser permeable, acumuló balsas de agua que rompieron y generaron una riada que devastó varias zonas de la provincia de Pontevedra. Nosotras vivimos esa riada de cerca, primero el fuego y luego el agua en nuestras casas, la declaración de zona catastrófica, la ruina de los bancos de marisqueo,… La causa: los incendios.

Este mismo sustrato sufre alteraciones. Si vas a un bosque de eucaliptos no encuentras un sustrato especialmente fértil. Este se erosiona eliminando el humus o aflorando las zonas más profundas, de gravas finas y piedras. No hay raíces que lo sustenten y se erosiona. Además es acidificado, bajo eucaliptos no crecen otras especies de valor. Si retiras los eucaliptos, la tierra ya no vale para cultivo y hay que regenerarla. Puedes mirar este post donde te contamos que estamos haciendo para recuperar un bosque de eucaliptos. Una tarea que estamos convencidos dará sus frutos en algunos años.

Entre otras muchas más cosas, nos gustaría hablar de los efectos en la fauna para contextualizar el problema del eucalipto. Aquí el abanico de especies afectadas es amplio. Desde la estructura de los eucaliptos, muy diferente a la de los árboles autóctonos que genera problemas de adaptación en la fauna. Hasta el sotobosque que impide el camuflaje y altera las condiciones de humedad donde reside la biodiversidad autóctona. Tengamos en cuenta que un ecosistema está formado no solo por mamíferos o aves, hay depredadores, roedores, insectos, gusanos, hongos, líquenes, bacterias,… Si cambiamos un elemento tan importante como los árboles, estamos alterando todo el conjunto. Es una aberración.

Por favor, si tienes una opinión diferente o una portación, háznoslo saber en los comentarios. Nos encantaría leerte.

Si te ha gustado este post, puede que te interesen también estos otros:

Bibliografía

[1] https://sghn.org/wp-content/uploads/2019/05/Informe_Luis_Gil_E_nitens.pdf

[2] http://www.terram.cl/wp-content/uploads/2017/01/INFORME-FAO-EUCALIPTOS-1987.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.